Archivo de la categoría: Sin categoría

Tres ideas para gestionar en Positivo

sentido positivo

Hoy en día, dentro del contexto económio, político y social actual, es muy humano y razonable dejarse llevar por un estado de negatividad permanente. El problema es que concentrarse y recrearse en los aspectos negativos de las cosas no contribuye en absoluto a la búsqueda de la solución de nuestros problemas.

A pesar de las condiciones adversas, pienso que –ahora más que nunca- en las empresas es necesario realizar una gestión con sentido positivo. Hace tiempo vi un reportaje de Francisco Martín Frías, presidente de MRW, donde confesaba que una de las condiciones que pedía a su departamento de recursos humanos, a la hora de reclutar personal, era que contratasen a gente aparentemente “feliz”, ya que este tipo de personas son mucho más productivas y creativas, debido a su sentido positivo.

Trabajar en esta dirección, en vez de dejarse llevar, induce a una mayor implicación de todos los colaboradores de la compañía y, por consiguiente, una mayor eficiencia de los procesos, tan necesaria actualmente. Está demostrado que convivir en una espiral permanente de negatividad mata la productividad y creatividad, enrareciendo el clima laboral.

Buscar el lado positivo o negativo de cada cosa es una opción personal y libre a adoptar. La elección de una u otra alternativa depende de la actitud de cada uno. De todas las circunstancias de la vida, por adversas y duras que sean, siempre se puede sacar algo constructivo.

Dentro de esta política necesaria hacia lo positivo, los jefes son actores principales y deberían tener como misión regular el ambiente de trabajo, neutralizando los posibles brotes depresivos, fácilmente contagiables por el ambiente actual; político, social y económico.

Existen tres planes de acción concretos que Los responsables de las empresas pueden adoptar, para cumplir el objetivo anteriormente descrito.

  1. Acentuar lado positivo de las cosas
  2. No quejarse
  3. Demostrar un aprecio sincero a nuestros colaboradores
Share

El método de los 5 porqués

5_porques_metodo

Me contaron una vez una historia acerca de los 5 porqués que, aunque no sé si es cierta al 100%, me impactó profundamente. Ésta era así:

Los técnicos de los jarnines de las inmediaciones del capitolio en Wasinton de dieron cuenta de las estatuas se estaban deteriorando de una manera acelerada. Llamaron pues a un especialista, quien, en el curso de una reunión de trabajo, les preguntó lo siguiente:

  1. ¿Por qué están deteriradas las estatuas? Ellos le respondieron; porque las tenemos que lavar más frecuentemente
  2. Y…, ¿Por qué las tenéis que lavarlas más frecuentemente? Ellos le respondieron, porque tienen muchos más excrementos
  3. Y…, ¿por qué  tienen muchos más excrementos? Ellos le respondieron, porque ultimamente hay muchos más murciélagos durante la noche
  4. Y…, ¿Por qué, últimamente hay muchos más murciélagos durante la noche? Ellos le constestaron, porque ha aumentado considerablemente el número de insectos voladores durante la noche
  5. Y…, ¿Por qué ha aumentado considerablemente el número de insectos voladores durante la noche? Ellos le respondieron, porque han cambiado las bombillas de las farolas, que son de bajo consumo, y la nueva luz tiene un color que atrae mucho a los insectos

Al final de la entrevista, se determinó que “la causa del deterioro acelerado que estaban sufriendo las estátuas y monumentos de los jardines, se debía al cambio de bombillas de las farolas”.

Esta historia es totalmente extrapolable a nuestro escenario ordinario en nuestras fábricas que, en muchas ocasiones, la raíz de los problemas está muy lejos del proceso en sí, y se puede llegar a ella por medio del método de los 5 porqués.

Share

Sin “Metas” no hay paraíso

sin metas no hay paraiso2

Los objetivos, las metas, suponen un elemento esencial para poder recorrer el largo camino hacia nuestro particular paraíso empresarial que es la Excelencia.

Podríamos definir los objetivos como propósitos que se pretenden conseguir durante un período de tiempo concreto. Estos son de aplicación generalizada en todas las facetas de la vida; profesional, personal, deportiva, etc.

Los objetivos empresariales y profesionales son vitales en nuestro entorno actual. Si no tenemos ningún sitio concreto hacia dónde ir, es casi seguro que acabemos en ninguna parte. Necesitamos propósitos, proyectos, metas, misiones…, para que nuestra vida personal y profesional tenga sentido.

Podríamos hacer la siguiente enumeración sobre los efectos positivos que aportan los objetivos:

  • Al esforzarnos por alcanzar una meta, llegaremos mucho más lejos que si no nos proponemos nada
  • Aumentan la motivación y la autoestima, ya que -al conseguirlos-, somos conscientes de nuestros logros
  • Nos ayudan a concentrar nuestra energía en proyectos concretos, evitando la dispersión de recursos y, por consiguiente, la pérdida de efectividad
  • Disminuye el estrés y la ansiedad, ya que la gente se siente más segura cuando forma parte de una misión definida

Es muy importante tener claro que los objetivos no pueden convertirse en un fin en sí mismos. Nuestro verdadero fin empresarial -nuestro paraíso-, debe ser la Excelencia, que no es otra cuestión que “luchar permanentemente por ser los mejores” en aquello que hacemos dentro de los dominios de; la calidad del producto y el servicio, la satisfacción de nuestros clientes y empleados, y la rentabilidad económica de la empresa.

Por último, recalcar que a la Excelencia Empresarial se llega por el largo y lento camino de la mejora continua, que es un de los pilares del Lean.

Share

Lo reconozco: soy Kaizeniano, y estos son mis Mandamientos

diez mandamientos del Kaizen

Nunca he participado de una evento Kaizen. En el sector donde trabajo es casi impensable el estar fuera de tu puesto de trabajo un par de días junto con otros colegas de tu empresa, salvo cuando estás de vacaciones.

En algunas ocasiones, impartiendo cursos de Lean, sí que he topado con gente que han experimentado este tipo de acciones formativas. Cuando les pregunto sobre cómo se desarrolló, la mayoría de las veces me cuentan que fue alucinante el ambiente de trabajo en equipo, la atmósfera de colaboración e implicación, la complicidad, etc.

Sin enbargo, cuando continúo con el curso me doy cuenta que este evento Kaizen no consiguió su objetivo princial que es conseguir un cambio de mentalidad, convertir a los miembros que participaron en el curso al “Kaizenismo”.

Ok, me explico; yo veo el Kaizen casi como una forma de ser, como una filosofía que te lleva a pensar de una manera permanente buscando la mejora continua en todos los aspectos de mi vida, para mí es casi una religión.

Dándole vueltas a esta idea, pensé que si lo de la mejora continua es como una religión, para practicarla con fe y convencimiento necesitaría unos mándamientos que me sirvan de guía, para tener la certeza de que todas las cosas que hago están en sintonía con esa actitud de mejora continua.

Miré por Internet y encontré algunas cosas, pero no me convencieron demasiado, por lo que he realizado mi propia adaptación, estos son:

  1. Nunca creerás que ya no puedes mejorar más
  2. Descartarás toda propuesta de mejora que no aporte Valor
  3. Abandonarás las ideas preconcebidas
  4. Elegirás la solución simple, no la perfecta
  5. Verás los problemas como oportunidades de mejora
  6. Harás uso de tu talento y no de tu billetera
  7. No darás a tu jefe explicaciones, sino soluciones
  8. Antes de llegar a una conclusión, te preguntarás cinco veces seguidas el porqué de un problema
  9. Pensarás varias maneras posibles de hacer un cosa
  10. Buscarás ideas no pará ti solamente sino para mucha gente, incluidos tus proveedores

Os podéis descargar un póster de estos mandamientos pinchando la foto

Share