Archivo de la categoría: Aportar Valor

Tus ocho horas, no es suficiente…

ocho_horas

En el contexto del lean Manufacturing es muy conocida la disciplina del análisis de de la cadena de valor.

En definitiva, consiste en evaluar, para cada actividad del proceso, si aquello que hacemos aporta valor al producto o servicio final.

Básicamente, entendemos por valor, aquello por lo que realmente nuestro cliente está dispuesto a pagar dinero

Valor y despilfarro son dos palabras opuestas. Por lo tanto,

Lo que no aporta valor se considera despilfarro y hay que eliminarlo o, si no es posible, reducirlo en el proceso

Es relativamente frecuente confundir valor con despilfarro. esta confusión suele ser fruto de nuestras ideas preconcebidas y de no estar muy atento a las claves que nos dan nuestros clientes.

En nuestro trabajo diario es posible poner el foco en actividades que el cliente no valora ni está dispuesto a pagar, es decir que,

Podemos estar generando, inconscientemente, despilfarro por no escuchar al client

En mi caso, suelo extrapolar este concepto a mi trabajo personal, es decir, al valor que percibe mi cliente (mi jefe directo) de las tareas que realizo.

Tengo que reconocer que, en ocasiones, se convierte en casi una obsesión. Me suelo preguntar; esto que estoy haciendo…

  • ¿Aporta valor a mi cliente..?

  • ¿Contribuyen a conseguir los objetivos de la Empresa?

Si la respuesta es negativa, lo dejo e intento hacer otra cosa…, si la respuesta es Afirmativa, entonces me pregunto:

  • ¿Cómo la puedo optimizar?

  • ¿Qué puedo hacer para realizarla en menos tiempo, hacerla más automática..?

En resumen, podemos caer fácilmente en la tentación de pensar que donando a la Empresa ocho horas de nuestro tiempo nos ganamos el derecho de percibir un salario, sin analizar si las tareas que realizamos aportan o no valor para conseguir las metas que la Organización se plantea.

Share

Mercadona: una empresa Lean

mercadona empresa lean

Tengo que reconocerlo. Soy un fan de Juan Roig y de Mercadona. En mi opinión, una empresa Lean. Para mi, Juan Roig es una fuente de inspiración permanente, una persona de lo más normal que ha conseguido superar al Corte Inglés, utilizando una combinación letal:

  • PSC (Puro Sentido Común), el principio activo del Lean
  • Visión
  • Cultura del Esfuerzo, en estado puro

Deseo compartir con vosotros algunos flashes acerca de esta gran empresa:

  • “¿Que cuál es el secreto del éxito de Mercadona? Muy sencillo… el secreto es: trabajar más y mejor”
  • “La calculadora es la brújula que nos conduce a través de la crisis”
  • “Hay que replantearse todos los costes que inciden en el producto y vigilarlos con lupa”
  • “Toda reducción de costes, Mercadona lo traslada al precio de venta”
  • Juan Roig invita a sus más cercanos directivos a llevar una moneda de céntimo de Euro para no olvidar nunca que…, “hasta el último céntimo es importante”
  • Los errores, si se reconocen, se convierten en oportunidades de mejora

En una ocasión Roig reunió a sus proveedores para explicarles que venían tiempos difíciles. En un momento de la charla, salió de la sala, se quitó la camisa y volvió a entrar, sólo con la chaqueta, hablando como si nada. Como ninguna de las 80 personas allí presentes se atrevió a preguntarle el porqué, les dijo: “¿Cómo es que nadie me pregunta por qué no llevo camisa…? ¡A eso es a lo que me refiero…! ¡No podéis permanecer callados! ¡Sed valientes…, haced propuestas y tomad decisiones!”

Al final de la reunión, Juan Roig pellizcó su cintura para resumir a la audiencia lo que esperaba de ella: “¡Esta grasa sobra; tenemos que eliminar todo aquello que no añada valor y que el cliente no esté dispuesto a pagar!”. Nadie de la sala olvidó la lección…

Por un último, una recomendación. Si tenéis ocasión, echarle un vistazo a sus memorias anuales, “no tienen una coma de desperdicio”. Ya quisieran muchos cursos de postgrado en Management (de los de a miles de Euros), eseñar una pequeña parte de lo que gratuitamente comparte con nosotros Juan Roig.

 

Share

PSC, el principio activo del Lean Manufacturing

sentido_comun

Desde que hace unos cuatro años tomé mi primer contacto con el Lean Manufacturing, a medida que me voy adentrando en sus disciplinas, cada día lo tengo más claro, el Lean es una medicina para las organizaciones con un principio activo muy característico; el PSC.

Que…, qué es el PSC. pues muy sencillo: PURO SENTIDO COMÚN.

Si os parece bien, repasemos brevemente algunas disciplinas del Lean, detectando un común denominador; la presencia del PSC

  • Estandarización la mejor manera de hacer una cosa es realizarla dentro de un estándar. Cuando un proceso lo enmarcamos dentro de una norma, lo hacemos siempre de la misma manera, lo podemos monitorizar, y abrimos la puerta a la calidad consistente y a la mejora continua; o sea, PSC
  • 5s, la podemos definir como una técnica por la que conseguimos un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio. Esta disciplina nos permite tener la fábrica límpia y organizada para poder detectar fácilmente irregularidades de proceso; o sea, PSC
  • Kaizen, nunca paramos de mejorar. Y para mejorar, aplicamos la metodología Plan, Do, Check, Act. o sea planifico, pongo en práctica, compruebo y corrijo desviaciones. Nada que no haga en la vida normal para cualquier tarea cotidiana; o sea, PSC
  • Calidad en el origen, hacer las cosas bien a la primera, el tener personas que inspeccinen los productos una vez han sido fabricados es demasiado caro, porque la inspección no aporta valor, y cuando te das cuenta de que una cosa está mal hecha, o bien hay que repertirla o enviársela al cliente en condiciones no adecuadas, con el peligro de perderle; o sea PSC
  • TPM, como decía Stephen Covey, hay que cuidar  el binonio de la producción y la capacidad e producción. con el TPM pasamos de arreglar problemas en las máquinas a anticiparse a los problemas, que es la mejor manera de resolverlos; o sea, PSC
  • Cadena de Valor, cosiste en analizar todos los pasos del proceso, y eliminar todo aquello que, o bien no aporta valor a lo que producimos, o hasta incluso frena el curso natural y lógico de hacer las cosas; o sea; PSC
  • Smed, ya que los cambios de trabajo son un mal que hay asumir y que el cliente malpaga, el plantemiento consiste en ganarle tiempo al cambio; o sea PSC

Como veis el Lean Manufacturing no es el invento del siglo, sino que es hacer las cosas con un ingrediente fundamental; el PSC.

 

Share

Las cuatro reglas para saber si tu producto aporta Valor

crear_valor

A estas alturas ya habréis visto mi slogan en varias ocasiones. Parece una obviedad, pero en mi opinión no lo es tanto. Hay gente que cree que la finalidad de su negocio es dar un excelente servicio a sus clientes, aunque, para conseguir este objetivo, se pierda dinero. Cuando la empresa cierra, seguro que alguno de ellos se lamenta y piensa: “qué pena que esta Organzación haya cerrado, con el buen servicio que estábamos dando…”

Si algo tiene claro el Lean es que el primer objetivo de una empresa es ganar dinero, y para conseguirlo hay que realizar productos o servicios con alto Valor añadido. Y, claramente podemos preguntarnos ¿qué es crear o añadir Valor a lo que hacemos?

Os propongo una prueba para tener claro si aportamos o no Valor en el producto o servicio que realizamos. Para crear Valor, se tienen que dar cuatro circustancias muy concretas:

  1. Que para lo que hacermos, el cliente esté dispuesto a pagar dinero.- A veces nos empeñamos en realizar productos o servicios cuyas cualidades no son apreciadas por los clientes y pensamos que los clientes son unos necios por no reconocer el valor de aquello que hacemos, en vez de estar muy atentos para captar lo que valoran los clientes y dirigir nuestros esfuerzos y recuros en esa dirección
  2. El producto o servicio fisicamente haya cambiado.- el producto o servicio tiene que transformarse con atributos concretos que lo enriquezcan
  3. El producto tiene que ser fabricado correctamente, a la primera.- si para realizar un producto de calidad lo tenemos que repetir más de una vez, nos habremos comido el margen económico y el cliente estará satisfecho, pero no hemos aportado valor porque nos ha costado más dinero fabricarlo que lo que el cliente ha pagado por ello
  4. El producto tiene se ser fabricado, empleando los recursos previstos.- si para realizar algo necesitamos más recursos de los que estaban previstos; materias primas, electricidad, gas, o bien emplear un trasporte urgente no planeado, estamos reduciendo considerablemente, si no eliminando totalmente el valor del producto

Por supuesto, antes de analizar estos cuatro puntos, parto de la base de tener claro que a priori el coste de lo que realizamos es menor que el precio de su venta. Si esto no es así estaríamos hablando de otro tema diferente…

Y, ahora queda la pregunta del millón, ¿cómo puedo aumentar el valor de mi producto…?

Pienso que si consideramos estas cuatro reglas y empleamos nuestro Talento para mejorar de forma paulatina y constante estos aspectos, o bien para eliminar otros que consumen recursos y no están dentro de estos cuatro puntos, ya estamos en el buen camino.

Share