Sin “Metas” no hay paraíso

sin metas no hay paraiso2

Los objetivos, las metas, suponen un elemento esencial para poder recorrer el largo camino hacia nuestro particular paraíso empresarial que es la Excelencia.

Podríamos definir los objetivos como propósitos que se pretenden conseguir durante un período de tiempo concreto. Estos son de aplicación generalizada en todas las facetas de la vida; profesional, personal, deportiva, etc.

Los objetivos empresariales y profesionales son vitales en nuestro entorno actual. Si no tenemos ningún sitio concreto hacia dónde ir, es casi seguro que acabemos en ninguna parte. Necesitamos propósitos, proyectos, metas, misiones…, para que nuestra vida personal y profesional tenga sentido.

Podríamos hacer la siguiente enumeración sobre los efectos positivos que aportan los objetivos:

  • Al esforzarnos por alcanzar una meta, llegaremos mucho más lejos que si no nos proponemos nada
  • Aumentan la motivación y la autoestima, ya que -al conseguirlos-, somos conscientes de nuestros logros
  • Nos ayudan a concentrar nuestra energía en proyectos concretos, evitando la dispersión de recursos y, por consiguiente, la pérdida de efectividad
  • Disminuye el estrés y la ansiedad, ya que la gente se siente más segura cuando forma parte de una misión definida

Es muy importante tener claro que los objetivos no pueden convertirse en un fin en sí mismos. Nuestro verdadero fin empresarial -nuestro paraíso-, debe ser la Excelencia, que no es otra cuestión que “luchar permanentemente por ser los mejores” en aquello que hacemos dentro de los dominios de; la calidad del producto y el servicio, la satisfacción de nuestros clientes y empleados, y la rentabilidad económica de la empresa.

Por último, recalcar que a la Excelencia Empresarial se llega por el largo y lento camino de la mejora continua, que es un de los pilares del Lean.

Share

Un pensamiento en “Sin “Metas” no hay paraíso

  1. lean2winwp Autor

    Sí Carlos, en efecto, pienso hablar más de este tema. Pero es verdad que muchos jefes no saben o no quieren saber lo del SMART, e imponen a sus colaboradores objetivos imposibles, que lo único que generan es desolación y desmotivación. Esto también nos pasa a nivel personal que nos planteamos metas imclumplibles a priori. En este sentido biene muy bien la ayuda de un buen coach que nos haga ver dónde están nuestros límites y tambien nuestro potencial. Esto os lo digo porque yo lo he experimentado personalmente.

    Gracias por el coment, Carlos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *