Las cuatro reglas para saber si tu producto aporta Valor

crear_valor

A estas alturas ya habréis visto mi slogan en varias ocasiones. Parece una obviedad, pero en mi opinión no lo es tanto. Hay gente que cree que la finalidad de su negocio es dar un excelente servicio a sus clientes, aunque, para conseguir este objetivo, se pierda dinero. Cuando la empresa cierra, seguro que alguno de ellos se lamenta y piensa: “qué pena que esta Organzación haya cerrado, con el buen servicio que estábamos dando…”

Si algo tiene claro el Lean es que el primer objetivo de una empresa es ganar dinero, y para conseguirlo hay que realizar productos o servicios con alto Valor añadido. Y, claramente podemos preguntarnos ¿qué es crear o añadir Valor a lo que hacemos?

Os propongo una prueba para tener claro si aportamos o no Valor en el producto o servicio que realizamos. Para crear Valor, se tienen que dar cuatro circustancias muy concretas:

  1. Que para lo que hacermos, el cliente esté dispuesto a pagar dinero.- A veces nos empeñamos en realizar productos o servicios cuyas cualidades no son apreciadas por los clientes y pensamos que los clientes son unos necios por no reconocer el valor de aquello que hacemos, en vez de estar muy atentos para captar lo que valoran los clientes y dirigir nuestros esfuerzos y recuros en esa dirección
  2. El producto o servicio fisicamente haya cambiado.- el producto o servicio tiene que transformarse con atributos concretos que lo enriquezcan
  3. El producto tiene que ser fabricado correctamente, a la primera.- si para realizar un producto de calidad lo tenemos que repetir más de una vez, nos habremos comido el margen económico y el cliente estará satisfecho, pero no hemos aportado valor porque nos ha costado más dinero fabricarlo que lo que el cliente ha pagado por ello
  4. El producto tiene se ser fabricado, empleando los recursos previstos.- si para realizar algo necesitamos más recursos de los que estaban previstos; materias primas, electricidad, gas, o bien emplear un trasporte urgente no planeado, estamos reduciendo considerablemente, si no eliminando totalmente el valor del producto

Por supuesto, antes de analizar estos cuatro puntos, parto de la base de tener claro que a priori el coste de lo que realizamos es menor que el precio de su venta. Si esto no es así estaríamos hablando de otro tema diferente…

Y, ahora queda la pregunta del millón, ¿cómo puedo aumentar el valor de mi producto…?

Pienso que si consideramos estas cuatro reglas y empleamos nuestro Talento para mejorar de forma paulatina y constante estos aspectos, o bien para eliminar otros que consumen recursos y no están dentro de estos cuatro puntos, ya estamos en el buen camino.

Share

3 pensamientos en “Las cuatro reglas para saber si tu producto aporta Valor

  1. lean2winwp Autor

    Así es Carlos, escuchar al cliente es uno de los pilares de la mejora continua. La cuestión es que los clientes a veces hablan muy bajito y para comprenderles hay que estar muy cerca de ellos, con los oídos muy atentos, y muy calladitos…

    Gracias por tu comentario

    Responder
  2. gaspar rodriguez

    Estoy muy conforme con los 4 puntos del artículo, si bien es verdad que yo introduciría una puntualización. Desde mi punto de vista, estamos en una situación de mercando extremadamente delicada, en la cual clientes que valoraban ese Know How del proveedor, lo cambian únicamente por un condicionante de precio, aunque esto suponga una elevada perdida de calidad. Esta nueva apreciación de los clientes en general, hace que cuando te habías posicionado, con gran esfuerzo, en una diferenciación clara de un producto, que el cliente pagaba y valoraba, te encuentras que el nivel de exigencia ha bajado tanto por un único y claro patrón de precio.

    Responder
    1. lean2winwp Autor

      Estoy deacuerdo contigo, Gaspar. Yo desde la perspectiva de la producción, la manera que veo de aportar valor es a través de los puntos 3 y 4. Como decía un jefe mío: “hay que hacer las cosas bien a la primera…, y rapidito”. Es decir, que tenemos que ser muy finos en eso de la Eficiencia; no repetir trabajos, conseguir una buena productividad y hacerlo con los consumibles previstos. A partir de este punto, todo lo que ganemos en productividad utilizando consumibles más barajos “sin perjudicar la calidad” es aumentar el valor del producto

      Gracias por tu comentario

      jam

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *