El Lean no es sólo para Toyota

Existe una creencia de que el Lean Manufacturing es una metodología aplicable sólo en las grandes empresas.

Analizando sus fundamentos, nos damos cuenta que esta teoría no se corresponde con la realidad

La metodología Lean sirve para todo tipo de organización; empresarial o ONG, grande o pequeña, industrial o de servicios

La razón es que en cualquier organización se pueden poner en práctica los fundamentos, que son:

Práctica de la Mejora Continua

Respeto por las personas

Reducción permanente de las fuentes de desperdicio

Para reforzar mi argumento, comparto con ustedes un pequeño tesoro que he encontrado en la Red

Merece la pena verlo!

 

Share

Los desperdicios Mortales en la empresa

7wastes

Desde la óptica del Lean todas las tareas que podemos hacer en una empresa atienden a dos naturalezas concretas; o aportan valor o son desperdicio (Muda en japonés)

Entendemos por Valor, aquello por lo que el cliente está dispuesto a pagara dinero

Por lo tanto,

Todo lo que no aporta valor es desperdicio (Muda) y tiene que ser eliminado de nuestro proceso

También es verdad que hay ciertas operaciones que no aportan valor a los ojos del cliente pero que son necesarias, por ejemplo el mantenimiento, y por lo tanto deben ser optimizados al máximo

No debemos confundir valor añadido (término contable) con valor percibido por los clientes. a veces estamos aplicando unos costes a un producto (valor añadido) que el cliente no está dispuesto  a pagar, o sea estamos incurriendo en desperdicio

Existen 7 tipologías de desperdicio:

1. Productos defectuosos

2. Exceso de inventario

3. Procesado

4. Esperas

5. Movimientos

6. Transportes

7. Sobreproducción

El Nuevo paradigma de la mejora continua

Esto es tan viejo como la vida misma pero, si que es vedad que desde la óptica del la mejora continua en la empresa, supone un nuevo enfoque.

En el momento que asimilamos el concepto de Muda nos cambia el paradigma de la mejora

En el enfoque convencional podemos mejorar aquello que aporta valor (véase infografía arriba), como por ejemplo aumentar la productividad, pero a partir de ahora,

Si, además de mejorar los procesos que aportan valor, enfocamos nuestros esfuerzos en reducir también las Mudas (desperdicios) el efecto de mejora será mucho mayor

Una de la mejores prácticas que pueden hacer los Lean Leaders es entrenar a las personas de la empresa para que comiencen a detectar los desperdicios en sus entornos de trabajo

Para facilitarles esta tarea les he colgado un para de Visuals por si les interesa utilizarlos como herramienta a modo de recordatorio

Por último hacer una consideración

Existe un desperdicio tan  importante o más que los siete anteriores. El octavo es la infrautilización del talento de las personas que trabajan en la empresa

Share

Curso de Lean Packaging en Guayaquil, Ecuador

CursoLeanPackaging

Durante la primera semana de Noviembre, impartí a nombre del ITG Tajamar un curso de Lean Packaging en Guayaquil, Ecuador. La duración del seminario fue de 24 horas, repartida en tres días, de 8 horas cada uno. La empresa que organizaba el curso fue la Asociación de Corrugadores del Caribe, Centro y Sur de América, ACCCSA.

La verdad que esta acción formativa me ha supuesto todo un desafío, tanto en preparación como en esfuerzo. Pero debo reconocer que la mayor recompensa que recibí fue la satisfacción de las personas que la recibieron.

Quedé muy sorprendido, por el alto nivel técnico de los asistentes, así como el interés demostrado por aprender e implementar estas metodologías Lean en sus respectivas empresas.

A todos los asistentes, mil gracias por el interés y cariño demostrado.

En último lugar, hacer mención especial a la Sta. Andrea Mora, la coordinadora del seminario de parte de ACCCSA, por su profesionalidad, eficacia y atención.

Les dejo el link de la página de Facebook de ACCCSA donde están las fotos del seminario, y también pueden encontrar información sobre su oferta formativa.

Share

Las siete rutinas que te llevarán a la excelencia profesional

Profesionales excelentes

Dentro de mi obsesión de mejorar permanentemente, a lo largo de mi carrera profesional me he preguntado…

Cómo sería un profesional excelente; Cómo se comportaría, cómo trabajaría, qué decisiones tomaría…

Dentro de ese proceso de búsqueda, intento identificar rasgos de excelencia en las personas que me rodean, para tratar de desarrollar un patrón que, convertido en rutinas concretas, me hagan mejorar profesionalmente.

La idea es:

Diseñar un método que, con la repetición consciente de comportamientos, me permitan desarrollar competencias, tales como:

  • Ser más eficaz y eficiente en mi actual puesto de trabajo
  • Progresar en mi carrera profesional
  • Si estoy desempleado, ser la persona elegida en un proceso de selección

Después de unos cuantos años y unas cuantas lecturas os paso, según mi opinión la receta de competencias que componen este patrón.

  1. Trabajar en modo PIP (Pasión, Intensidad, Perfección)

  2. Ser totalmente confiable, cumplir nuestros compromisos

  3. Querer aprender de forma permanente

  4. Tener actitud positiva, interpretar las cosas que no salen bien como oportunidades para mejorar

  5. Plantearse metas y aceptar desafíos, asumir riesgos

  6. No quejarse, ser asertivo en lo que no nos gusta

  7. Hacerse visible en nuestro entorno profesional, crear y desarrollar una marca propia

En un futuros post iré desarrollando cada uno de estos puntos para montar el patrón de excelencia profesional, ese que tanto tiempo llevo buscando, y poder compartirlo con vosotros.

Share

Tus ocho horas, no es suficiente…

ocho_horas

En el contexto del lean Manufacturing es muy conocida la disciplina del análisis de de la cadena de valor.

En definitiva, consiste en evaluar, para cada actividad del proceso, si aquello que hacemos aporta valor al producto o servicio final.

Básicamente, entendemos por valor, aquello por lo que realmente nuestro cliente está dispuesto a pagar dinero

Valor y despilfarro son dos palabras opuestas. Por lo tanto,

Lo que no aporta valor se considera despilfarro y hay que eliminarlo o, si no es posible, reducirlo en el proceso

Es relativamente frecuente confundir valor con despilfarro. esta confusión suele ser fruto de nuestras ideas preconcebidas y de no estar muy atento a las claves que nos dan nuestros clientes.

En nuestro trabajo diario es posible poner el foco en actividades que el cliente no valora ni está dispuesto a pagar, es decir que,

Podemos estar generando, inconscientemente, despilfarro por no escuchar al client

En mi caso, suelo extrapolar este concepto a mi trabajo personal, es decir, al valor que percibe mi cliente (mi jefe directo) de las tareas que realizo.

Tengo que reconocer que, en ocasiones, se convierte en casi una obsesión. Me suelo preguntar; esto que estoy haciendo…

  • ¿Aporta valor a mi cliente..?

  • ¿Contribuyen a conseguir los objetivos de la Empresa?

Si la respuesta es negativa, lo dejo e intento hacer otra cosa…, si la respuesta es Afirmativa, entonces me pregunto:

  • ¿Cómo la puedo optimizar?

  • ¿Qué puedo hacer para realizarla en menos tiempo, hacerla más automática..?

En resumen, podemos caer fácilmente en la tentación de pensar que donando a la Empresa ocho horas de nuestro tiempo nos ganamos el derecho de percibir un salario, sin analizar si las tareas que realizamos aportan o no valor para conseguir las metas que la Organización se plantea.

Share

La Autoridad es necesaria, y debe ser claramente establecida

Organization corporate hierarchy chart company people

La participación es un común demominador en nuestra sociedad. Muchas decisiones se toman por medio del consenso de todos. Este escenario no coincide en el mundo empresarial que, aún teniendo en cuenta la opinión de los miembros de la Organización, son entes jerarquizados en las que la cadena de autoridad es un pilar fundamental.

Las personas en la empresa necesitan ser mandadas, tener límites. Sin límites es muy posible que, desde muy temprano, los trabajadores comiencen a probar a su jefe, para ver hasta dónde pueden llegar y, poco a poco, le coman el terreno, anulando totalmente su capacidad de mando.
Los operarios necesitan la autoridad. Les hace sentirse más seguros si conocen los límites que no pueden traspasar. Es muy llamativo que en los institutos de enseñanza cuando existen problemas con algún profesor, en muchos casos, los alumnos le echan en cara que no ha sabido imponerse y la clase ha derivado hacia el caos.
El peligro de que las normas internas de la empresa no estén establecidas por escrito es que el jefe tiene aplicar el sentido común para determinar qué está bien y qué está mal. Si existen varios jefes, pueden convivir varias interpretaciones distintas de un mismo suceso dentro de la empresa. Este hecho nos puede derivar a un estado de desconcierto permanente.
Para que esto no ocurra es muy importante que la empresa establezca muy claramente los límites que marquen lo que se debe hacer y lo que “no” se debe hacer. Estas reglas deberían estar contenidas por escrito en un manual de régimen interno del que todos los miembros tienen que tener conocimiento

Share

El Red Tagging, en siete pasos

RetTag

El proceso de Etiquetado en Rojo o Red Tagging es una tarea que se realiza en la primera S, o sea la de Despejar (Seiri en Japonés).

En esta fase se trata de desprendernos, dentro de nuestro lugar de trabajo, de todo aquello que no utilizamos y no nos aporta valor. Estos son los pasos:

  1. Acotar el área de trabajo en zonas (islas de excelencia) para concentrar toda nuestra atención y no perder foco
  2. Definir los criterios en los que nos basaremos para etiquetar los objetos, por ejemplo:
    1. Si lo vamos necesitar en el mes próximo puede permanecer
    2. Si NO lo vamos a necesitar en el próximo mes, buscar otro sitio
    3. Si NO lo hemos usado en los últimos seis meses, es que no lo necesitamos y podemos “DESPEJARLO”
  3. Confeccionar las etiquetas, que normalmente son rojas, pero pueden se de otro color llamativo
  4. Celebrar la sesión de etiquetado fomentando el consenso y el trabajo en equipo
  5. Decidir qué se hace con el objeto teniendo en cuenta los criterios definidos en el punto 2
  6. Deshacerse de los objetos inecesarios
  7. Cambiar de sitio aquellos objetos que no tenemos claro qué hacer con ellos para decidir dentro de un período de tiempo establecido
Share

El control de la calidad y la bola de nieve

bola-de-nieve

Recuerdo que hace algunos años, en una empresa en la que trabajaba, di un curso sobre la implantación de la ISO 9001. Hablando sobre el control de calidad, y para demostrarles que este procedimiento esta desfasado, les comenté la siguiente metáfora:

“El control de calidad es como una bola de nieve que cuanto más abanza más grande se hace. En producción, cuanto más abanzado está el proceso, si detectamos un fallo, más caro nos cuesta, porque ya hemos añadido mucho valor al producto. La bola de nieve es tan grande que nos puede sepultar”.

La calidad se gestiona, no se controla. El tener “Policias” inspeccionando lo que hacen los operarios es un despilfarro que no aporta valor y que, por supuesto, los clientes no están dispuestos a pagar.

Por aquel entonces yo no me había adentrado en el mundo del Lean. Pero recuerdo que años después un operario, dentro de un debate, me recordaba lo de la bola de nieve. En ese momento que di cuenta del poder que tienen las metáforas visuales cuando quieres que a tus colaboradores se les quede grabado un concepto importante.

Así que…,  ya sabes, si quieres que a la gente se le quede grabado un concepto, esfuerzate por contarlo visualmente con una historia. te sorprenderás como yo con la bola de nieve.

 

 

Share

Los Lean Leaders y la Inteligencia Social

inteligencia_social

La inteligencia social es una de las cualidades cruciales y que más aporta hoy en día a la excelencia en los Líderes que gestionan un proyecto Lean. Un responsable con un nivel bajo de habilidades sociales puede llegar a ser muy negativo para estimular el cambio y la mejora continua.

Esta cualidad está relacionada con la capacidad de un individuo para tratar, conectar o congeniar con los demás, así como sus destrezas para manejar situaciones de cambio, conflicto o tensión con otros colegas o colaboradores.
Un jefe con un alto grado de inteligencia social:

  • Es capaz de convencer a sus colaboradores en vez de imponerles sus órdenes a la fuerza. Se sabe ganar a la gente
  • Neutraliza con diplomacia los posibles conflictos que puedan surgir entre sus subordinados
  • Contribuye al buen clima laboral en el taller (no olvidar que cuando las personas trabajan en un buen ambiente, son mucho más productivas)
  • Colabora para a crear una atmósfera de confianza, donde sus colaboradores aportan de forma fluida su talento en los proyectos de la empresa
  • Consigue un alto grado autoridad y liderazgo, ya que una persona que se lleva bien con todos, socialmente es muy atractiva y admirable

La tres competencias que facilitan un alto grado de desempeño en habilidades sociales son:

  1. Comuniación eficaz
  2. La Empatía
  3. La Asertividad
Share

Las claves del Éxito en nuestra empresa

trabajar mas y mejor

En una ocasión un periodista preguntó a Juan Roig, Presidente de Mercadona, acerca de cuál era el secreto de su éxito. Él contestó: “la clave del éxito de Mercadona es muy sencilla; consiste simplemente en trabajar más y mejor que el resto de nuestros competidores”

En realidad, según mi opinión, Juan Roig, tiene toda la razón, si queremos tener éxito en aquello que hacemos, simplemente tenemos que trabajar más y mejor que  el resto.

Trabajar más, no siempre significa dedicar más horas. He trabajado en muchas empresas con personas que estaban un montón de horas trabajando y, perdían un montón de tiempo en sus largas jornadas, charlando con compañeros, navengando horas y horas por Internet, criticando a sus jefes y compañeros; en definitiva, perdiendo el tiempo y restando valor.

A veces podemos pensar, equivocadamente, que nos pagan por las horas que dedicamos y no por el valor que aportamos. ¿Te preguntas de vez en cuando…? Y esto que estoy haciendo… ¿De veras aporta valor?

Trabajar mejor, implica mejorar permanentemente, nunca darse por vencido de lo que hemos realizado ya no se puede, o bien hacerlo más barato, o bien hacerlo antes, o bien hacerlo mejor, o las tres cosas juntas.

Para conseguir este objetivo de mejorar pemanentemernte el Lean nos ofrece  herramientas eficacísimas pero, sobre todo, hay que trabajar con un proyecto en mente y con un método. ¿Te preguntas de vez en cuando…? Y esto que estoy haciendo… ¿Cómo puedo mejorarlo?

 

Share